Make your own free website on Tripod.com

Noticias

DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
A LOS PARTICIPANTES EN LA XI ASAMBLEA
DE LA ACCIÓN CATÓLICA ITALIANA

 

Amadísimos muchachos, jóvenes y adultos de la Acción católica:

1. Me alegra particularmente acogeros en esta audiencia especial con
ocasión
de vuestra XI asamblea nacional. La relación entre la Acción católica y
el Papa es muy estrecha, y con el tiempo se ha consolidado. En efecto,
desde su inicio, vuestra asociación ha tenido en la persona y en la enseñanza
del "Padre blanco" un importante punto de referencia para sus programas y
su acción. Este vínculo se podría definir como una sólida amistad, que se
expresa en algunos encuentros significativos:  todos los años, por
Navidad, los muchachos de la Acción católica vienen a felicitarme, mientras que
cada trienio nos volvemos a ver con ocasión de vuestra asamblea nacional. Es
lo que está sucediendo esta mañana, en estas primeras horas de vuestra XI
asamblea nacional. Saludo de modo especial al cardenal Camillo Ruini, presidente de la
Conferencia episcopal italiana, y a los obispos que os han  acompañado,
a la presidenta nacional, señora Paola Bignardi, al consiliario eclesiástico
general, monseñor Francesco Lambiasi, y a los demás consiliarios y
responsables. Extiendo mi saludo a cada uno de vosotros, que
participáis en la asamblea, y a todos los miembros.

2. En esta circunstancia, ante todo deseo daros las gracias por vuestro
amor a la Iglesia, que la fe os hace sentir como vuestra familia. Gracias
por vuestro compromiso en la vida ordinaria de las comunidades
parroquiales. Sé que "estáis presentes", aunque vuestra presencia prefiere los modos
discretos de actuar en medio del pueblo de Dios con el servicio humilde
y diario. Vuestro servicio eclesial no ha de reducirse jamás a mero activismo;
debe ser signo concreto de la compasión con la que el Señor se inclina ante
los sufrimientos de los pobres y pide a cada uno que abra su corazón a los
dramas de cuantos se encuentran en dificultad. Seguid construyendo en el seno del pueblo de Dios vínculos de comunión
y de diálogo:  en los consejos pastorales y en las relaciones con los
sacerdotes y con los demás grupos y movimientos. Si mostráis de modo afable y
sereno el rostro maduro de un laicado abierto y emprendedor, será muy apreciado
vuestro servicio. Para este fin es importante forjar verdaderas conciencias cristianas,
mediante una formación dirigida a jóvenes y adultos, a muchachos y
ancianos, a familias y adolescentes. En este marco, me complace expresar mi
aprecio en particular por todos los que en la Acción católica desempeñan el
servicio educativo, comprometiéndose a acompañar a las personas con la enseñanza
y la escucha, con la comprensión y el apoyo de la exhortación y del ejemplo.
En la historia de la Juventud femenina se tenía como lema:  "El ideal vale
más que la vida". Especialmente vosotros, queridos formadores, mostrad a
los más jóvenes la belleza de una existencia que también hoy está dispuesta a
sacrificarse por el ideal que Cristo propone en el Evangelio.

3. Permitidme aprovechar esta feliz ocasión para daros algunas
consignas, que considero importantes. Ante todo, quisiera deciros que la Iglesia no puede prescindir de la
Acción católica. La Iglesia necesita un grupo de laicos que, fieles a su
vocación y congregados en torno a los legítimos pastores, estén dispuestos a
compartir,junto con ellos, la labor diaria de la evangelización en todos los
ambientes.Como os han escrito recientemente vuestros obispos, "el vínculo directo
y orgánico de la Acción católica con la diócesis y con su obispo, el
asumir la misión de la Iglesia y sentirse "dedicados" a la propia Iglesia y a la
totalidad de su misión; hacer propios el camino, las opciones
pastorales y la espiritualidad de la Iglesia diocesana:  todo esto hace que la
Acción católica no sea una asociación eclesial cualquiera, sino un don de Dios
y un recurso para el incremento de la comunión eclesial" (Carta del Consejo
permanente de la Conferencia episcopal italiana a la Presidencia
nacional de la Acción católica italiana, 12 de marzo de 2002).
La Iglesia necesita la Acción católica, porque necesita laicos
dispuestos a dedicar su existencia al apostolado y a entablar, sobre todo con la
comunidad diocesana, un vínculo que deje una huella profunda en su vida
y en su camino espiritual. Necesita laicos cuya experiencia manifieste, de
manera concreta y diaria, la grandeza y la alegría de la vida cristiana;
laicos que sepan ver en el bautismo la raíz de su dignidad, en la comunidad
cristiana a su familia, con la cual han de compartir la fe, y en el pastor al padre
que guía y sostiene el camino de los hermanos; laicos que no reduzcan la fe
a un hecho privado, y no duden en llevar la levadura del Evangelio al
entramado de las relaciones humanas y a las instituciones, al territorio y a los
nuevos lugares de la globalización, para construir la civilización del
amor.

4. Precisamente porque la Iglesia necesita una Acción católica viva,
fuertey hermosa, quiero repetiros a cada uno:  Duc in altum!
¡Duc in altum, Acción católica! Ten la valentía del futuro. Que tu
historia, marcada por el ejemplo luminoso de santos y beatos, brille también hoy
por la fidelidad a la Iglesia y a las exigencias de nuestro tiempo, con la
libertad propia de quien se deja guiar por el soplo del Espíritu y
tiende con fuerza a los grandes ideales. Duc in altum! Sé en el mundo presencia profética, promoviendo las
dimensiones de la vida a menudo olvidadas y, por eso, más urgentes aún,
como la interioridad y el silencio, la responsabilidad y la educación, la
gratuidad y el servicio, la sobriedad y la fraternidad, la esperanza en
el futuro y el amor a la vida. Trabaja eficazmente para que la sociedad de
hoy recupere el verdadero sentido del hombre y de su dignidad, el valor de
la vida y la familia, de la paz y la solidaridad, de la justicia y la
misericordia. Duc in altum! Ten la humilde audacia de fijar tu mirada en Jesús para
recomenzar desde él tu auténtica renovación. Así te resultará más fácil
distinguir lo que es necesario de lo que es fruto del tiempo, y vivirás
la anhelada renovación como una aventura del Espíritu, que te capacitará
para recorrer también los arduos senderos del desierto y de la purificación,
de modo que experimentes la belleza de la vida nueva, que Dios da sin
cesar a cuantos confían en él. Acción católica, ¡no tengas miedo! Perteneces a la Iglesia y te ama el
Señor, que guía siempre tus pasos hacia la novedad jamás descontada y
jamás superada del Evangelio. Cuantos formáis parte de esta gloriosa asociación sabed  que el Papa os

sostiene y acompaña con la oración en este itinerario y, a la vez que
os invita cordialmente a perseverar en los compromisos asumidos, os
bendice de corazón a todos.
 

8 de junio de 2002

LO QUE CALLAN LOS MEDIOS

Asistimos - entre desconcertados e impávidos - a una de las
campañas más fuertes contra la Iglesia de los últimos años. Los medios de
comunicación - que normalmente promueven "valores" anticristianos - han centrado
su atención en un puñado de sacerdotes que supuestamente (no a todos
se les ha comprobado) han cometido fallas sumamente graves. De esa manera se
pretende desacreditar a la Iglesia para restarle la enorme autoridad moral
que ésta tiene. Pero ¿cuál es la verdad que los medios callan? En el año
 2001, murieron por Cristo, de manera violenta (= mártires) al menos: 25
sacerdotes 3 religiosas 1 seminarista 1 laica consagrada 1voluntario
laico. En el año 2000: 18 sacerdotes (4 diocesanos, 10 religiosos, 1
Fidei donum, 3 desconocidos) 1 religioso 7 religiosas (de 6 congregaciones) 3
seminaristas 1 miembro de Instituto laical 1 enfermera voluntaria
laica. Este año: Un Arzobispo ha sido asesinado por oponerse a la
violencia y narcotráfico en su país (Colombia). Otros sacerdotes han sido
amenazados  de muerte por la misma razón. Mas de 40 Franciscanos se han negado a
 dejar la Basílica de la Natividad, en Belén, pues ello implicaría la
 profanación de ese santuario del cristianismo y la muerte de mas de 200 palestinos
atrincherados en esa iglesia - convento. En Belén mismo, 13
 sacerdotes salesianos distribuyen gratuitamente pan a la hambrienta población
Palestina (la mayoría musulmanes). (Fuente: http://www.fides.org)
De manera permanente somos testigos que: Miles de sacerdotes,
religiosos y religiosas en todo el mundo son perseguidos, encarcelados, vejados
 por su fe, por amor al prójimo. Muchos otros más sirven a los más pobres,
a los necesitados, a los huérfanos, a la juventud ... PERO NADA DE ESO
IMPORTA A LO MEDIOS ...CUANDO MUCHO SE PUBLICA UNA CORTA NOTA DE ALGUNO DE  ESTOS EVENTOS EN LAS PÁGINAS INTERIORES DE LOS PERIÓDICOS ... Lo que SÍ es noticia es un puñado de sacerdotes que han caído en gravísimos  pecados no lo podemos negar) ... ellos sí son "dignos" de aparecer en las
primeras planas de los periódicos. LOS DEMAS - AQUELLOS QUE CUMPLEN
 HEROICAMENTE CON SU VOCACION - NO IMPORTAN A LOS MEDIOS ... LO QUE IMPORTA A LOS MEDIOS ES EL ESCANDALO, EL MORBO Y LA DESACREDITACION, PUES ESO SI ELEVA SUS VENTAS
... Un anciano de 81 años recorre el mundo predicando el Evangelio
 con sus palabras y su ejemplo ... Recorre miles de kilómetros, soporta
dramáticos cambios de horario, permanece en reuniones multitudinarias durante
tiempos prolongados, soporta duros cambios climáticos y manifiesta una
prodigiosa lucidez mental a la que en nada ha afectado su edad ... PERO ESO ES
IRRELEVANTE PARA LOS MEDIOS ... Lo que importa a los medios es que
 ese anciano (el Papa Juan Pablo II) no se pudo arrodillar en las
celebraciones de la Semana Santa .....Y por ello lo descalifican para gobernar a
la Iglesia... Mt 5, 11-12 : Bienaventurados seréis cuando os
injurien,  y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por
mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande
en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas
 anteriores a vosotros.

 

28 de abril de 2002

Es domingo; una luz nueva
 

De la Liturgia de las Horas

 

Es domingo; una luz nueva
resucita la mañana
con su mirada inocente,
llena de gozo y de gracia.

Es domingo; la alegría
del mensaje de la Pascua
es la noticia que llega
siempre y que nunca se gasta.

Es domingo; la pureza
no solo la tierra baña
que ha penetrado en la vida
por las ventanas del alma.

Es domingo; la presencia
de Cristo llena la casa:
la Iglesia, misterio y fiesta,
por El y en El convocada.

Es domingo; "este es el día
que hizo el Señor", es la Pascua,
día de la creación
nueva y siempre renovada.

Es domingo; de su hoguera
brilla toda la semana
y vence oscuras tinieblas
en jornadas de esperanza.

Es domingo; un canto nuevo
toda la tierra le canta
al Padre, al Hijo, al Espíritu,
único Dios que nos salva. Amén.

 

28 de abril de 2002

COMUNIDAD Y TRANSMISION DE LA FE

    1. El tema plantea diversos interrogantes: ¿Qué entendemos por comunidad? ¿Cuáles son los rasgos más importantes de una comunidad? ¿Qué entendemos por transmisión de la fe? ¿Qué importancia tiene la comunidad en la transmisión de la fe? ¿Qué desafíos presenta la situación actual? ¿Se da una ausencia alarmante de comunidades vivas?

       

    2. Cuando evangeliza, Jesús no está solo, comparte su misión. Ahí están los doce (Mt 10,1) y, más allá de este círculo íntimo, está el grupo que sigue a Jesús (Mt 8,22), están los setenta y dos (Lc 10,1), están las mujeres que acompañan a Jesús (Lc 8,1-3). Siendo el Maestro y el Señor (Jn 13, 13), no tiene inconveniente en compartir su misión con una comunidad de discípulos.

       

    3. La Iglesia naciente recibe del Señor Resucitado la misión de hacer discípulos de todos los pueblos (Mt 28,19-20;DGC 34). El proceso de evangelización, en el que se transmite la fe, tiene unas etapas, que es preciso identificar. Comienza con el anuncio primero del evangelio (siembra de la Palabra) y se cumple de forma básica y fundamental en la catequesis (crecimiento y maduración, que produce fruto). La relación que se da entre evangelización y catequesis es profunda. Son como el grano y la espiga (ver Mc 4,1-20;CC 26-29). La catequesis, para bautizados o para quienes se preparan a recibir el bautismo, implica una entrega viva del evangelio y de todo el evangelio a los hombres (DGC 78,105 y 111).

       

    4. La comunidad es el seno materno donde se gesta el hombre nuevo por medio de la Palabra de Dios viva y permanente (1 P 1, 23), es la piscina de Siloé donde el ciego de nacimiento cura su ceguera original (Jn 9,7), es la nueva familia del discípulo, el lugar donde recibe la enseñanza especial del evangelio, el centro de operaciones desde donde se difunde el evangelio recibido. En los Hechos de los Apóstoles, quien se convierte a Cristo se incorpora a la comunidad (Hch 2,47). La comunidad es el lugar o ámbito normal de la catequesis (MPD 13). A su vez, la catequesis crea comunidad (si no existe) y la renueva (si ya existe).

       

    5. Las primeras comunidades tienen entre 20 y 60 miembros; se reúnen en las casas. En la Edad Media, las parroquias no sobrepasan los 300 miembros; entonces, las grandes ciudades tienen entre 10.000 y 50.000 habitantes. Hoy, muchas parroquias son auténticas ciudades medievales; están masificadas. ¿Hacia dónde vamos por aquí? ¿Es posible hablar de verdadera comunidad cristiana?

       

    6. Se ha dicho certeramente que el texto más importante del Concilio es el de los Hechos de los Apóstoles (2, 42-47) que recoge la experiencia de la primera comunidad cristiana. Cuando el Concilio se plantea lo que debe ser la Iglesia (LG 13;DV 10), lo que debe ser la vida del sacerdote (PO 17 y 21), lo que debe ser la vida del misionero (AG 25) y lo que debe ser la vida religiosa (PC 15), en todos estos casos, acude al texto de los Hechos. El mismo Concilio fue convocado para esto: Para devolver al rostro de la Iglesia de Cristo todo su esplendor, revelando los rasgos más puros y más simples de su origen (Juan XXIII, Discurso preparatorio, 13-11-1960).

       

    7. Las primeras comunidades son grupos de hombres y mujeres que se reúnen, según la tradición más antigua, el día del Señor (Ap 1,7). Entre todos se establece una relación de fraternidad. De este modo, el misterio de comunión que constituye a la Iglesia (ver LG 1) se hace visible incluso a los ojos de los no creyentes, que dicen: Mirad cómo se aman. Son como una gran familia. La Iglesia no es ejército (relación de mando: superior - inferior) ni tampoco escuela (relación de enseñanza: maestro - discípulo) sino comunidad (relación de fraternidad: hermano - hermano). Lo dice Jesús: Todos vosotros sois hermanos (Mt 23,8), donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18,20).

       

    8. El fundamento de esa comunión, lo que verdaderamente aglutina a la nueva familia de los discípulos, es la palabra de Dios. Dice Jesús: Mi madre y mis hermanos son aquellos que escuchan la palabra de Dios y la cumplen (Lc 8,21). Quien acoge la Palabra, se vincula a la comunidad.

       

    9. En las primeras comunidades, la palabra de Dios se hace experiencia de Cristo (Hch 2,36) y experiencia de conversión (2,38;ver CC 257-265). La comunidad es lugar de perdón y de acción del Espíritu (Hch 2,38). Es lugar de enseñanza, de comunión, de celebración y de oración (2,38.42). En la comunidad se dan señales (2,45), que confirman la Palabra anunciada. La comunión de corazones se traduce en una efectiva comunicación de bienes (2,44 y 4,32). La comunidad es acogedora y abierta a la incorporación de nuevos miembros (2,47).

       

    10. Las primeras comunidades se encuentran en situación política y religiosa adversa. Dice San Pablo: Atribulados en todo, mas no aplastados (2 Co 4,8-9). En la Carta a Diogneto, de mediados del siglo II, se dice de los cristianos: A todos aman y por todos son perseguidos. Se los desconoce y se los condena. Se los mata...y, sin embargo, los mismos que los aborrecen no saben decir el motivo de su odio (V,11-17).

       

    11. Las primeras comunidades son minoría dentro de la sociedad, pero son como una ciudad levantada en lo alto de un monte (Mt 5,14), como levadura en la masa (Lc 13,21). En ellas se da un fuerte proceso de evangelización: de adultos, también de niños. La catequesis más antigua se hace por inmersión en la vida de la comunidad. Se reúnen donde pueden, generalmente en las casas (Hch 2,46; ver 12, 12; 1 Co 16,19; Flm 2; Col 4,15).

       

    12. Siendo comunidad, la Iglesia es luz de las gentes (LG 1), signo levantado en medio de las naciones (SC 2), sacramento universal de salvación (GS 45). No es el individuo sino la comunidad quien puede evangelizar. No es el individuo sino la comunidad quien renueva profundamente a la Iglesia. No es el individuo sino la comunidad quien puede realizar una contestación efectiva de la sociedad presente, tal y como está configurada. No es el individuo sino la comunidad quien puede vivir hoy las señales del Evangelio. Más aún, la comunidad es la señal levantada en medio de la sociedad, ofrecida a quienes están buscando.

       

    13. En la medida en que, por aproximaciones sucesivas, volvemos a la comunidad de los Hechos de los Apóstoles, encontramos ahí el lugar originario de la catequesis más antigua. En medio de grandes resistencias por parte de aquellos para quienes todavía no llegó la hora (Ag 1,2; DGC 28), el Concilio creó la atmósfera que ha hecho posible la aparición, desarrollo y reconocimiento de las pequeñas comunidades, llamadas de talla humana, donde es posible una relación de fraternidad: "La aparición de las pequeñas comunidades es la manifestación más importante de la recepción y realización del Concilio en la Iglesia" (J. Losada, Eclesiología de las pequeñas comunidades, en Sal terrae 12 (1982) 879; ver LG 26;EN 15;CF 14;CC 265). Evitando determinados extremos, son foco de evangelización y esperanza para la iglesia universal (EN 58). En el Sínodo de la catequesis (1977) la comunidad de talla humana es considerada como el lugar principal de catequización (Prop. 29). Las pequeñas comunidades, lejos de formar una estructura elitista, son expresión del amor preferente de la Iglesia por el pueblo sencillo; en ellas se expresa, se valora y purifica su religiosidad y se le da la posibilidad concreta de participación en la tarea eclesial y en el compromiso de transformar el mundo (CELAM 1979, Puebla 643).

       

    14. En nuestro tiempo, es preciso rehacer el tejido comunitario de la Iglesia. Sin tejido comunitario, a la Iglesia se le ve el esqueleto y, en vez de atraer, espanta (ver Ez 37,11). El Sínodo de la catequesis fue crítico con la situación actual de la parroquia, necesitada de profunda renovación: De hecho, no pocas parroquias, por diversas razones, están lejos de constituir una verdadera comunidad cristiana. Sin embargo, la vía ideal para renovar esta dimensión comunitaria de la parroquia podría ser convertirla en una comunidad de comunidades (Prop. 29;DGC 258). El Sínodo sobre los laicos (1987) solicitó de nuevo una decidida renovación de las parroquias. En la exhortación sobre los laicos (1988) se dice que, para que las parroquias sean verdaderamente comunidades cristianas, hay que favorecer la adaptación de las estructuras parroquiales, sobre todo promoviendo la participación de los laicos en las responsabilidades pastorales; y hay que favorecer las pequeñas comunidades eclesiales de base, también llamadas comunidades vivas (CL 26;ver 34). La creación de comunidades vivas es especialmente necesaria en ambientes alejados de la Iglesia: Sólo mediante la creación de comunidades cristianas vivas que broten de esos mismos ambientes es posible una acción misionera eficaz en ellos (CC 53).

* Diálogo: ¿Es necesaria la comunidad en la transmisión de la fe?

 

 Tanto amo Dios al mundo…

Moisés Ríos J.R
Yahveh Yiré

El amor mas grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos. {Jn 15,13;} Palabras tan profundas solo pueden salir de labios de alguien que cononce el verdadero significado del amor. Dice la palabra que toda pasara menos el amor {1 cor 13,13;}.  ¡Pero el verdadero amor! ¿y cual es? No es un 14 de febrero, ni un dia en mayo, tampoco un te amo o un te quiero apasionado, no son mariposas en el estomago ni un ramo de rosas, no es cortarte las venas y escriber un poema de amor con tinta roja de tus venas, no, no es eso. Es un camino lleno de piedras, humillaciones de tres caidas, mil latigazos y mucho empujones que conduce al calvario. Son tres clavos una corona de espina una madre ahogda en llanto y un hijo bañado en sangre. Una esponja llena de amargo vinagre pero una mirada llena de ezpernza que nos dice; si no me bajo de esta cruz es por amor a ti. Y al final es una lanza que entra por el costado y le traspaza el corazon a aquel que no supo hacer nada mas que amar. Eso es amor, Tanto amó Dios al mundo que entrego a su hijo unico {Jn3,16;} ¿Quien nos podra amar asi? sino solo Dios.

                                  Que en este tiempo cuaresmal puedas continuar disfrutando el amor de Dios junto a tus seres queridos son mis mayores deseos. Que el Señor te siga bendiciendo a ti y los tuyos.

Encuentro Nacional 2002

Por primera vez en muchos años jóvenes lideres de las 5 Diócesis de Puerto Rico se reunieron el 19 de enero en la Inter de Bayamón, para celebrar el Encuentro Nacional 2002. Allí se Presento el Nuevo Secretario Ejecutivo Josean Fronteras y Asesor Religioso P. Hiram Santiago estos sustituyen, Antonio Soto y Al Padre Rafael Méndez. Contamos con la presencia de mas de 300 personas entre ellas cabe recalcar Sacerdotes, Monjas, Hermanos, Hermanas y Asesores Laicos. El Proyecto Nacional que se tiene sobre Adolescentes, Procesos de Educación en la Fe y Formación fue presentado durante el día y evaluado por los jóvenes allí presentes. Finalizamos la actividad con la Santa Eucaristía Presidida por el Obispo de Caguas Mons. Rubén González. Para ver fotos de la Actividad los invito que aprieten aquí.

 

Vigilia por la Paz

Por: Abdiel Acevedo

Como así fue anunciado en nuestra página el viernes 21 de diciembre del pasado año los jóvenes del decanato de Mayagüez y otras parroquias de la Diócesis de Mayagüez se dieron cita en el Pueblo de Añasco. Estos para celebrar una vigilia por la Paz, la cual estuvo muy concurrida y animada por muchos jóvenes y familiares. Agradecemos la invitación que me fuera hecha para compartir con los jóvenes allí presente y felicitamos a los organizadores de dicha actividad ya que fue todo un éxito.

Que el Señor los Bendiga, los colme de Bendiciones y muchas cosas lindas en el año que acaba de empezar.

Los jóvenes dramatizaron un nacimiento viviente     El Padre Marcelino les dio una reflexión y el Padre Delroy

                                                                           nos deleito con su talento en la música  

Glorivette Nos deleito con unos aguinaldos   Entre las actividades hubo pantomimas, Canciones y dramas

 

 

Asamblea Diocesana de Mayagüez

Por: Abdiel Acevedo

 

Durante los días 30 de noviembre, 1 y 2 de diciembre jóvenes delegados de las diferentes parroquias de la Diócesis de Mayagüez se reunieron en el Obispado de la mencionada ciudad.

En la misma se nombro a su Nuevo Presidente Diocesano Edwin Arlequín y  Naidy Ríos como Secretaria Diocesana. Entre otras cosas se presenta una nueva propuesta para la asamblea del 2002 y se le dio temas de interés a los jóvenes líderes allí presentes.

Además que cada decanato del a Diócesis Mayagüez, Aguadilla y San Germán se reunieron para trazar metas y actividades para el próximo año.

 

Felicitamos a la Diócesis de Mayagüez por el éxito de la Asamblea y que Dios que es faro de luz, ilumine su camino.

  

  Jovenes en la celebración de la Eucaristía                                                                      Acto Penitencial

 

  Reuniones en Pleno                                                                              Reuniones por decanato

Taller Nacional de Pascua Juvenil 2002

Por:Abdiel Acevedo

Con el lema “ Juventud Protagonista del Camino de Comunión” jóvenes lideres de la arquidiócesis de San Juan, Diócesis de Mayagüez, Arecibo y Ponce, se reunieron los días 23, 24, 25 de noviembre del corriente año en el Centro Parroquial de la Parroquia santa Rosa de Lima en La Curva Isabela. Estos en la celebración del taller Nacional de la Pascua Juvenil 2002. Este año abundando el tema de la comunión, como elemento de estudio, reflexión y compromiso en nuestra experiencia de fe. De aquí el lema “Juventud Protagonista del Camino de Comunión”. Que riendo así resaltar el protagonismo juvenil en todo el proceso de comunión y participación en la sociedad y en la iglesia con el interés de llegar a la conciencia juvenil.

El folleto estará disponible en esta página inmediatamente terminado el ultimo taller diocesano, las fechas de los mismo tan pronto las tengamos las publicaremos en el tablón de actividades.

 

El Padre Hiram y Glorivett Crespo son         En la explicación de los Temas                    Jovenes allí presentes en dinámicas

 parte de la comisión de Pascua Juvenil

Los temas eran explicados para si luego

 llevarlos a los talleres Diocesanos

 

Adviento Juvenil 2001

Ya esta disponible el folleto del Adviento Juvenil 2001 en nuestra página si desease el folleto en formato World  

envíanos un email abdiel@pjpur.org y te lo haremos llegar a la mayor brevedad posible. Gracias por continuar

apoyando nuestra Página.

Dios les Bendiga,

 

Sobre lo del 11 de septiembre
Desde el 11 de septiembre pasado, día del ataque terrorista en los Estados Unidos de América, he estado recibiendo desde diversas fuentes un supuesto tercer secreto de Fátima. Algunos de ustedes me han consultado al respecto, así que por eso les envío estas líneas.

El "supuesto tercer secreto de Fátima" que ha sido enviado contiene elementos por los cuales desde todo punto de vista se ve su falsedad. A continuación los enumero sin entrar en más detalles:

  1.. Todo lo que Dios ha deseado revelarnos lo ha hecho ya en Jesucristo, máxima expresión (culmen) de la revelación, la cual está contenida en la Biblia (Cfr. Vaticano II: Dei Verbum). Por lo tanto, no puede haber contradicción entre la Biblia y otros "documentos" que hablen de revelación. El punto es que en el "supuesto tercer secreto" se habla de fechas concretas de la destrucción (fin) del mundo: antes del año 2002. En cambio, en la Biblia, en el Evangelio de Mateo, al referirse Jesús al fin del mundo dice: "En cuanto se refiere a ese día y a esa hora, no lo sabe nadie, ni los ángeles de Dios, ni siquiera el Hijo, sino sólo el Padre" (Mt 24,36).
  2.. Este "supuesto tercer secreto", habla de castigo a los que no crean en Dios. Me pregunto si este "castigo a los infieles" no va en contra de la misma libertad que Dios a dado a cada ser humano. Es muy distinto el estar separado del amor de Dios porque así se ha escogido (al no reconocerlo en los demás: Mt 25) a una aniquilación como venganza de Dios, tal y como dice el texto del "supuesto secreto".
  3.. El resto del texto habla sobre cómo librarse de los males que vendrán con diversas devociones (velas de la candelaria, agua bendita, la oración...) que pasan a ser "talismanes protectores". Estos objetos y devociones han sido propagados por la Iglesia para recordarnos la acción salvadora de Dios en nuestra vida, lo que está muy lejos de la superstición y de la magia.
Para contrastar, copio a continuación el verdadero Tercer Secreto de Fátima, revelado en su totalidad el año pasado con motivo de la beatificación de Francisco y Jacinta, los dos pastorcitos que junto con Lucía (aún viva, anciana en un convento de clausura) han tendio las revelaciones en Fátima. Quien ha escrito los secretos es Lucía. Copia de los manuscritos, así como el documento oficial del Vaticano, se encuentran en el documento anexo.

« J.M.J.

Tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima.

Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un Obispo vestido de Blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

Tuy-3-1-1944 ».

             El documento publicado por el Vaticano, también presenta la interpretación teológica de este tercer secreto. A continuación se presentan los puntos principales, pero el lector interesado puede leerlos en el anexo.

  1.. El tercer secreto viene a completar a los otros dos: el primer secreto es la visión que tienen los pastorcillos del infierno; el segundo secreto es sobre la conversión de Rusia.
  2.. En el tercer secreto el obispo que cae por tierra es el Papa Juan Pablo II. Así lo reconoce la misma Lucía. Pero es una mano materna la que desvía la bala en el atentado del 13 de mayo de 1981 (día de la Virgen de Fátima), tal y como lo afirmó el Papa en su momento.
  3.. Se llama a la penitencia y a la conversión para la salvación de todas las almas, de todos los seres humanos.
  4.. La montaña es la historia de la humanidad, que se dirige hacia la meta que es Cristo (representado por la cruz en la cima).
  5.. Los mártires del siglo pasado están también presentes en este "secreto", martirio que surge por la fidelidad a la fe en medio de un tiempo minado por guerras y diversas persecuciones. En todo momento, preside a esos mártires el Papa, sea el actual o los anteriores.
  6.. La sangre de los mártires se confunde con la de Cristo porque es la Iglesia sufriente la que se suma al sacrificio de Cristo.
  7.. Termina el Cardenal Ratzinger afirmando que este secreto pertenece ya al pasado. Sin embargo sigue siendo válida la necesidad de oración y penitencia.
Como se ve, nuestra fe no es fatalista, es siempre una fe de esperanza, invitando a una conversión radical que acerque a cada persona al mismo Dios, a través del Inmaculado Corazón de María.

Creo que como cristianos estamos en la obligación de propagar las verdades de nuestra fe. Así que si hemos retransmitido el "falso tercer secreto de Fátima" pienso que no debemos dudar en retransmitir estas reflexiones sobre el "verdadero tercer secreto de Fátima". Si no lo haces no te caerá ninguna maldición ni Dios te castigará, pero perderás la oportunidad de propagar la verdad para erradicar el error.

P. Néstor A. Briceño L, SDS.

Roma, 3 de octubre de 2001



El anexo se puede conseguir en: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20000626_message-fatima_sp.html



También ha circulado una falsa profecía de Nostradamus. Aquí copio una colaboración enviada por Douglas González al respecto:

Falsa profecía
A raíz de la destrucción del World Trade Center, víctima de
un brutal
acto terrorista el 11 de septiembre de 2001, empezó a circular por
Internet la que se supone es una profecía de Nostradamus.


La misma ha sido tomada y repetida en innumerables medios, incluidas
radio, televisión, prensa escrita, etc.

Según lo que proclama, el ataque terrorista que destruyó las
torres
gemelas del World Trade Center, es una de las predicciones atribuidas
a Nostradamus, fechada en el año 1654.

La predicción dice algo así:

------ Comienzo del HOAX ------

"En la Ciudad de Dios habrá un gran trueno, Dos hermanos serán
rasgados por el Caos mientras la fortaleza soporte,
el gran líder sucumbirá, La tercer gran guerra comenzará
cuando la
gran ciudad arda".

Nostradamus 1654

------ Final del HOAX ------

La historia, ha encendido la fantasía popular de mucha gente, y
los
más pesimistas se preparan incluso para el supuesto fin del mundo,
todo a raíz de las acciones que desencadenaron en la trágica
destrucción del otrora orgullo de Manhattan, junto a la perdida de
millares de vidas humanas.

Pero lo cierto, es que la profecía es totalmente falsa.

Primero que nada, Nostradamus no pudo escribir nada de esto en 1654,
ya que para ese entonces, se cumplían 88 años de su muerte, la
que se
produjo en 1566.

El texto, (las primeras cuatro líneas), forman parte del escrito
de
un estudiante universitario canadiense, hecho con la intención de
demostrar en su tesis sobre Nostradamus, como las personas pueden
tergiversar las declaraciones del denominado profeta, para que pueda
llegar a significar cualquier cosa que ellos quieran entender.

La tesis es larga, y digna de ser leída. La cita, fue creada y
anunciada por el estudiante en su página Web (en inglés:
http://www.ed.brocku.ca/~nmarshal/nostradamus.htm). No figura en
ninguna otra fuente, o referencia que sea anterior a esa fecha
(1998), y mucho menos, en texto alguno que haya sido escrito por
Nostradamus.

La historia, adaptada a los hechos del 11 de setiembre de 2001,
comenzó a circular ese mismo día en los newsgroups. En algún
momento,
alguien agregó la última línea, donde se encuentra la
referencia a la
tercer guerra, frase que no existe en la página del estudiante.

Recuerde, la afirmación es falsa. Nunca fue escrita por
Nostradamus.

Se trata por lo tanto de un HOAX.

Referencias:

Urban Legends Reference Pages: Inboxer Rebellion (False Prophecy)
http://www.snopes2.com/inboxer/hoaxes/predict.htm

City of God and WTC Bombings
http://www.nostradamus-repository.org/cityofgod.html

Nostradamus: A critical Analysis
http://www.ed.brocku.ca/~nmarshal/nostradamus.htm

World Trade Center (Nostradamus)
www.liemails.com/indexwo.htm#worldtradecenternostradamus
----------------------------------------------
Gracias a Jesus Rudas Simmonds desde Colombia
por el aporte.
Douglas Gonzalez Vasquez
 

MENSAJE DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
PARA LA XVII JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD

"Vosotros sois la sal de la tierra...
Vosotros sois la luz del mundo
", (Mt 5, 13-14)

¡Queridos jóvenes!

1. Aún permanece muy vivo en mi memoria el recuerdo de los momentos extraordinarios que hemos vivido juntos en Roma durante el Jubileo del año 2000, cuando habéis venido en peregrinación a las tumbas de los Apóstoles san Pedro y san Pablo. Habéis pasado por la Puerta Santa en largas filas silenciosas y os habéis preparado a recibir el sacramento de la Reconciliación; después, en la vigilia nocturna y en la Misa de la mañana en Tor Vergata, habéis vivido una intensa experiencia espiritual y eclesial; robustecidos en la fe, habéis vuelto a casa con la misión que os he confiado: que seáis, en esta aurora del nuevo milenio, testigos valientes del Evangelio.

La celebración de la Jornada Mundial de la Juventud se ha convertido ya en un momento importante de vuestra vida, como lo ha sido para la vida de la Iglesia. Os invito, pues, a que comencéis a prepararos para XVIIª edición de este gran acontecimiento, que se celebrará internacionalmente en Toronto, Canadá, el verano del próximo año. Será una nueva ocasión para encontrar a Cristo, dar testimonio de su presencia en la sociedad contemporánea y llegar a ser constructores de la "civilización del amor y la verdad".

2. "Vosotros sois la sal de la tierra... vosotros sois la luz del mundo", (Mt 5,13-14): éste es el lema que he elegido para la próxima Jornada Mundial de la Juventud. Las dos imágenes, de la sal y la luz, utilizadas por Jesús, son complementarias y ricas de sentido. En efecto, en la antigüedad se consideraba a la sal y a la luz como elementos esenciales de la vida humana.

"Vosotros sois la sal de la tierra....". Como es bien sabido, una de las funciones principales de la sal es sazonar, dar gusto y sabor a los alimentos. Esta imagen nos recuerda que, por el bautismo, todo nuestro ser ha sido profundamente transformado, porque ha sido "sazonado" con la vida nueva que viene de Cristo (cf. Rm 6, 4). La sal por la que no se desvirtúa la identidad cristiana, incluso en un ambiente hondamente secularizado, es la gracia bautismal que nos ha regenerado, haciéndonos vivir en Cristo y concediendo la capacidad de responder a su llamada para "que ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable a Dios" (Rm 12, 1). Escribiendo a los cristianos de Roma, san Pablo los exhorta a manifestar claramente su modo de vivir y de pensar, diferente del de sus contemporáneos: "no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto" (Rm 12, 2).

Durante mucho tiempo, la sal ha sido también el medio usado habitualmente para conservar los alimentos. Como la sal de la tierra, estáis llamados a conservar la fe que habéis recibido y a transmitirla intacta a los demás. Vuestra generación tiene ante sí el gran desafío de mantener integro el depósito de la fe (cf 2 Ts 2, 15; 1 Tm 6, 20; 2 Tm 1, 14).

¡Descubrid vuestras raíces cristianas, aprended la historia de la Iglesia, profundizad el conocimiento de la herencia espiritual que os ha sido transmitido, seguid a los testigos y a los maestros que os han precedido! Sólo permaneciendo fieles a los mandamientos de Dios, a la alianza que Cristo ha sellado con su sangre derramada en la Cruz, podréis ser los apóstoles y los testigos del nuevo milenio.

Es propio de la condición humana, y especialmente de la juventud, buscar lo absoluto, el sentido y la plenitud de la existencia. Queridos jóvenes, ¡no os contentéis con nada que esté por debajo de los ideales más altos! No os dejéis desanimar por los que, decepcionados de la vida, se han hecho sordos a los deseos más profundos y más auténticos de su corazón. Tenéis razón en no resignaros a las diversiones insulsas, a las modas pasajeras y a los proyectos insignificantes. Si mantenéis grandes deseos para el Señor, sabréis evitar la mediocridad y el conformismo, tan difusos en nuestra sociedad.

3. "Vosotros sois la luz del mundo....". Para todos aquellos que al principio escucharon a Jesús, al igual que para nosotros, el símbolo de la luz evoca el deseo de verdad y la sed de llegar a la plenitud del conocimiento que están impresos en lo más íntimo de cada ser humano.

Cuando la luz va menguando o desaparece completamente, ya no se consigue distinguir la realidad que nos rodea. En el corazón de la noche podemos sentir temor e inseguridad, esperando sólo con impaciencia la llegada de la luz de la aurora. Queridos jóvenes, ¡a vosotros os corresponde ser los centinela de la mañana (cf. Is 21, 11-12) que anuncian la llegada del sol que es Cristo resucitado!

La luz de la cual Jesús nos habla en el Evangelio es la de la fe, don gratuito de Dios, que viene a iluminar el corazón y a dar claridad a la inteligencia: "Pues el mismo Dios que dijo: ‘De las tinieblas brille la luz’, ha hecho brillar la luz en nuestros corazones, para irradiar el conocimiento de la gloria de Dios que está en la faz de Cristo" (2 Co 4, 6). Por eso adquieren un relieve especial las palabras de Jesús cuando explica su identidad y su misión: "Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida" (Jn 8, 12).

El encuentro personal con Cristo ilumina la vida con una nueva luz, nos conduce por el buen camino y nos compromete a ser sus testigos. Con el nuevo modo que Él nos proporciona de ver el mundo y las personas, nos hace penetrar más profundamente en el misterio de la fe, que no es sólo acoger y ratificar con la inteligencia un conjunto de enunciados teóricos, sino asimilar una experiencia, vivir una verdad; es la sal y la luz de toda la realidad (cf. Veritatis splendor, 88).

En el contexto actual de secularización, en el que muchos de nuestros contemporáneos piensan y viven como si Dios no existiera, o son atraídos por formas de religiosidad irracionales, es necesario que precisamente vosotros, queridos jóvenes, reafirméis que la fe es una decisión personal que compromete toda la existencia. ¡Que el Evangelio sea el gran criterio que guíe las decisiones y el rumbo de vuestra vida! De este modo os haréis misioneros con los gestos y las palabras y, dondequiera que trabajéis y viváis, seréis signos del amor de Dios, testigos creíbles de la presencia amorosa de Cristo. No lo olvidéis: ¡"No se enciende una lámpara para ponerla debajo del celemín" (cf. Mt 5,15).

Así como la sal da sabor a la comida y la luz ilumina las tinieblas, así también la santidad da pleno sentido a la vida, haciéndola un reflejo de la gloria de Dios. ¡Con cuántos santos, también entre los jóvenes, cuenta la historia de la Iglesia! En su amor por Dios han hecho resplandecer las mismas virtudes heroicas ante el mundo, convirtiéndose en modelos de vida propuestos por la Iglesia para que todos les imiten. Entre otros muchos, baste recordar a Inés de Roma, Andrés de Phú Yên, Pedro Calungsod, Josefina Bakhita, Teresa de Lisieux, Pier Giorgio Frassati, Marcel Callo, Francisco Castelló Aleu o, también, Kateri Tekakwitha, la joven iraquesa llamada la "azucena de los Mohawks". Pido a Dios tres veces Santo que, por la intercesión de esta muchedumbre inmensa de testigos, os haga ser santos, queridos jóvenes, ¡los santos del tercer milenio!

4. Queridos jóvenes, ha llegado el momento de prepararse para la XVII Jornada Mundial de la Juventud. Os dirijo una especial invitación a leer y a profundizar la Carta apostólica Novo milenio ineunte, que he escrito a comienzos de año para acompañar a los bautizados, en esta nueva etapa de la vida de la Iglesia y de los hombres: "Un nuevo siglo y un nuevo milenio se abren a la luz de Cristo. Pero no todos ven esta luz. Nosotros tenemos el maravilloso y exigente cometido de ser su "reflejo"" (n. 54).

Sí, es la hora de la misión. En vuestras diócesis y en vuestras parroquias, en vuestros movimientos, asociaciones y comunidades, Cristo os llama, la Iglesia os acoge como casa y escuela de comunión y de oración. Profundizad en el estudio de la Palabra de Dios y dejad que ella ilumine vuestra mente y vuestro corazón. Tomad fuerza de la gracia sacramental de la Reconciliación y de la Eucaristía. Tratad asiduamente con el Señor en ese "corazón con corazón" que es la adoración eucarística. Día tras día recibiréis nuevo impulso, que os permitirá confortar a los que sufren y llevar la paz al mundo. Muchas son las personas heridas por la vida, excluida del desarrollo económico, sin un techo, una familia o un trabajo; muchas se pierden tras falsas ilusiones o han abandonado toda esperanza. Contemplando la luz que resplandece sobre el rostro de Cristo resucitado, aprended a vivir como "hijos de la luz e hijos del día" (1 Ts 5, 5), manifestando a todos que "el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad" (Ef 5, 9).

5. Queridos jóvenes amigos, para todos los que puedan, ¡la cita es en Toronto! En el corazón de una ciudad multicultural y pluriconfesional, anunciaremos la unicidad de Cristo Salvador y la universalidad del misterio de salvación del que la Iglesia es sacramento. Rogaremos por la total comunión entre los cristianos en la verdad y en la caridad, respondiendo a la invitación apremiante de Dios que desea ardientemente "que sean uno como nosotros" (Jn 17, 11).

Venid para hacer resonar en las grandes arterias de Toronto el anuncio gozoso de Cristo, que ama a todos los hombres y lleva a cumplimiento todo germen de bien, de belleza y de verdad existente en la ciudad humana. Venid para contar al mundo vuestra alegría de haber encontrado a Cristo Jesús, vuestro deseo de conocerlo cada vez mejor, vuestro compromiso de anunciar el Evangelio de salvación hasta los extremos confines de la tierra.

Vuestros coetáneos canadienses se preparan ya para acogeros calurosamente y con gran hospitalidad, junto con sus Obispos y las Autoridades civiles. Se lo agradezco ya desde ahora cordialmente. ¡Quiera Dios que esta primera Jornada Mundial de los Jóvenes al comienzo del tercer milenio transmita a todos un mensaje de fe, de esperanza y de amor!

Os acompaña mi bendición, mientras confío a María, Madre de la Iglesia, a cada uno de vosotros, vuestra vocación y vuestra misión.

En Castel Gandolfo, el 25 de julio de 2001

IOANNES PAULUS II

Un Éxito El CONAJUM Mayagüez 2001!

      ¡Un Éxito El CONAJUM Mayagüez 2001! El pasado 9 al 12 de agosto de 2001 tuvimos, en palabras de Mons. Ulises Casiano, Obispo de la ciudad de Mayagüez, la tienda, Arca de Dios, entre nosotros. Por cuatro días jóvenes venidos de diferentes partes de Puerto Rico y ante la presencia de invitados representativos de toda América pudieron profesar su fe, reflexionar sobre la vocación misionera, compartir fraternalmente y llenarse de Dios para redepositarlo en los lugares y comunidades de las cuales provenían. [...artículo completo]

 

Cultiva una vocación misionera en tu familiaPOR: JUAN G. LAGOA GONZALEZ, DIRECTOR DIOCESANO O.M.P.
En nuestra Iglesia católica puertorriqueña  se escucha mucho hablar de la falta de vocaciones para la vida religiosa, sacerdotal o consagrada, yo le añado misionera. Esta queja, como toda queja, proviene de ver el defecto. Incluso se puede intentar conseguir el  origen de tal crisis vocacional. El modo de vida actual, occidental, materialista, consumerista, sensual, hedonista o de conciencia global, tecnologista, e incluso ecologistas o conservacionistas pueden ser algunos de los factores que originan tal crisis. El que no se miran la vida como un paso pequeño, un peregrinar hacia una ciudad eterna, el que no se valore lo espiritual y que lo importante se mida en dólares y centavos pueden ser otros factores. También la educación que se imparte, la manera de vivir en familia, lo que se le propuso como modelo etc., son muchos los factores que demás está mencionarlos hablemos de soluciones.  [...artículo completo]

 

16 de julio de 2001

Notitas desde Adjuntas...

La pastoral juvenil de adjuntas le da la mas expresivas gracias a los
jovenes de peñuelas por la gran acojida que nos dieron el pasado
viernes 13.
  Fue una noche de confraternizacion y sobre todo de alabanza a nuestro
Señor Jesucristo.  Gracias de corazon, ya estamos listos Adjuntas y
Peñuelas para ser soldados de Cristo.  Si algun grupo quiere que los vicitemos
pueden escribirme a bopy25@hotmail.com o llamarme al 313-7098.

Bueno que Dios y Maria santisima los bendiga siempre
 

9 de julio de 2001

PONTIFICIO CONSEJO PARA LA FAMILIA

"FAMILIA, MATRIMONIO Y "UNIONES DE HECHO"


Uno de los fenómenos más extensos que intepelan vívamente la conciencia de la comunidad cristiana hoy en día, es el número creciente que las uniones de hecho están alcanzando en el conjunto de la sociedad, con la consiguiente desafección para la estabilidad del matrimonio que ello comporta. La Iglesia no puede dejar de iluminar esta realidad en su discernimiento de los «signos de los tiempos».

El Pontificio Consejo para la Familia, consciente de las graves repercusiones de esta situación social y pastoral, ha organizado una serie de reuniones de estudio durante 1999 y los primeros meses del 2000, con la participación de importantes personalidades y prestigiosos expertos de todo el mundo, con el objeto de analizar debidamente este delicado problema, de tanta trascendencia para la Iglesia y para el mundo.

Fruto de todo ello es el presente documento, en cuyas páginas se aborda una problemática actual y difícil, que toca de cerca la misma entraña de las relaciones humanas, la parte más delicada de la íntima unión entre familia y vida, las zonas más sensibles del corazón humano. Al mismo tiempo, la innegable trascendencia pública de la actual coyuntura política internacional, hace conveniente y urgente una palabra de orientación, dirigida sobre todo a quienes tienen responsabilidades en esta materia. Son ellos quienes en su tarea legislativa pueden dar consistencia jurídica a la institución matrimonial o, por el contrario, debilitar la consistencia del bien común que proteje esta institución natural, partiendo de una comprensión irreal de los problemas personales.

Estas reflexiones orientarán también a los Pastores, que deben acoger y guiar a tantos cristianos contemporáneos, y acompañarles en el itinerario del aprecio al valor natural protegido por la institución matrimonial y ratificado por el sacramento cristiano. La familia fundada en el matrimonio corresponde al designio del Creador «desde el comienzo» (Mt 19, 4). En el Reino de Dios, en el cual no puede ser sembrada otra semilla que aquella de la verdad ya inscrita en el corazón humano, la única capaz de «dar fruto con perseverancia» (Lc 8, 15) esta verdad se hace misericordia, comprensión y llamada a reconocer en Jesús la «luz del mundo» (Jn 8, 12) y la fuerza que libera de las ataduras del mal.

Este documento se propone también contribuir de manera positiva a un diálogo que clarifique la verdad de las cosas y de las exigencias que proceden del mismo órden natural, participando en el debate socio-político y en la responsabilidad por el bien común.

Quiera Dios que estas consideraciones, serenas y responsables, compartidas por tantos hombres de buena voluntad, redunden en beneficio de esa comunidad de vida, necesaria para la Iglesia y para el mundo, que es la familia.

Ciudad del Vaticano, 26 de julio de 2000

Fiesta de S. Joaquín y Sta. Ana, Padres de la Stma. Vírgen María



Alfonso Cardenal López Trujillo

Presidente

S. E. Mons. Francisco Gil Hellín

Secretario

 

9  de julio de 2001

Mensaje del Santo Padre por la Jornada Mundial de las Misiones del 2001

"Misericordias Domini in aeternum cantabo" (Sal 89 [88], 2)

¡Queridos Hermanos y Hermanas!

1. Con íntima alegría hemos celebrado el Gran Jubileo de la salvación, tiempo de gracia para toda la Iglesia. La misericordia divina, que cada fiel ha podido experimentar, nos impulsa a "remar mar adentro", haciendo memoria grata del pasado, viviendo con pasión el presente y abriéndonos con confianza al futuro, con la convicción que "Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre" (Heb 13,8) (cfr. Carta apostólica Novo Millennio ineunte, 1). Este impulso hacia el futuro, iluminado por la esperanza, debe que ser la base del actuar de toda la Iglesia en el nuevo milenio. Éste es el mensaje que deseo dirigir a cada fiel en ocasión de la Jornada Misionera Mundial, que se celebrará el próximo 21 de octubre.

2. Es tiempo, sí, de mirar hacia adelante, manteniendo los ojos fijos en el rostro de Jesús (cfr Heb 12,2). El Espíritu nos llama a "proyectarnos hacia el futuro que nos espera" (Novo Millennio ineunte, 3), a testimoniar y confesar a Cristo, dando gracias "por las «maravillas» que Dios ha realizado por nosotros: «Misericordias Domini in aeternum cantabo» (Sal 89 [88], 2)" (ibid., 2). Con ocasión de la Jornada Misionera Mundial del año pasado, he querido recordar cómo el compromiso misionero surge de la ardiente contemplación de Jesús. El cristiano que ha contemplado a Jesucristo no puede no sentirse raptado por su fulgor (cfr Vita consecrata, 14) para comprometerse a testimoniar su fe en Cristo, único Salvador del hombre.

La contemplación del rostro del Señor suscita en los discípulos la «contemplación» también de los rostros de los hombres y mujeres de hoy: el Señor en efecto se identifica "con sus hermanos más pequeños" (cfr Mt, 25, 40.45). El contemplar a Jesús, "primero y más grande evangelizador" (Evangelii nuntiandi, 7), nos transforma en evangelizadores. Nos hace tomar conciencia de su voluntad de dar la vida eterna a aquellos que el Padre le ha confiado (cfr Jn 17,2). Dios quiere que "todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" (1 Tim 2,4), y Jesús sabía que la voluntad del Padre para Él era que anunciara el Reino de Dios también a otras ciudades: "para esto he sido enviado" (Lc 4,43).

Fruto de la contemplación de los "hermanos más pequeños" es el descubrir que cada hombre, incluso en un modo para nosotros misterioso, busca a Dios, porque es creado y amado por Él. Así lo descubrieron los primeros discípulos: "Señor, todos te buscan" (Mc 1,37). Y los «griegos», en nombre de las generaciones por venir, exclaman: "Queremos ver a Jesús" (Jn 12,21). Sí, Cristo es la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo (cfr Jn 1,9): todo hombre lo busca "andando como a ciegas" (Hch 17,27), impulsado por una atracción interior de la cual ni siquiera él conoce bien el origen. Ésta está escondida en el corazón de Dios, donde palpita una voluntad salvadora universal. De ella Dios nos hace testigos y heraldos. Para este fin nos invade, como en un nuevo Pentecostés, con el fuego de su Espíritu, con su amor y con su presencia: "Yo estoy con vosotros todos los días hasta al final del mundo" (Mt 28,20).

3. Fruto, pues, del Gran Jubileo también es la actitud que el Señor pide a cada cristiano, la de mirar hacia adelante con fe y esperanza. El Señor hace el honor de volver a poner en nosotros su confianza y nos llama al ministerio mostrándonos misericordia (cfr 1 Tim 1, 12.13). No es un llamado reservado a algunos, sino que es para todos, cada uno en su propio estado de vida. En la Carta apostólica Novo Millennio ineunte he escrito al respecto: "Esta pasión no dejará de suscitar en la Iglesia un nueva misionariedad, que no podrá ser exigida a una porción de «especialistas», sino que deberá involucrar la responsabilidad de todos los miembros del Pueblo de Dios. Quien ha encontrado realmente a Cristo, no puede guardárselo para si, debe anunciarlo.

Es necesario un nuevo impulso apostólico que sea vivido como compromiso cotidiano de las comunidades y de los grupos cristianos... La propuesta de Cristo es hecha a todos con confianza. Se dirigirá a los adultos, a las familias, a los jóvenes, a los niños, sin nunca esconder las exigencias más radicales del mensaje evangélico, sino saliendo al encuentro de las exigencias de cada uno en cuanto a sensibilidad y lenguaje, según el ejemplo de Pablo, el cual afirmaba: «Me he hecho todo para todos, para salvar a toda costa a algunos» (1 Cor 9,22)" (n. 40).

De manera especial, la llamada a la misión adquiere singular urgencia, si miramos a aquella porción de la humanidad que no conoce o no reconoce a Cristo. Sí, queridos hermanos y hermanas, la misión ad gentes es hoy más válida que nunca. Conservo impreso en el corazón el rostro de la humanidad que he podido contemplar en el curso de mis peregrinajes: es el rostro de Cristo reflejado en el de los pobres y de los sufrientes; el rostro de Cristo que reluce en cuantos viven como "ovejas sin pastor" (Mc 6, 34). Cada hombre y cada mujer tienen pleno derecho a que se les enseñe "muchas cosas" (ibid.).

Ante la evidencia de la propia fragilidad e insuficiencia, la tentación humana, incluso del apóstol, es la de despedir a la gente. En cambio, es propio en aquel instante que, poniéndose en contemplación del rostro del amado, se requiere que cada uno vuelva a escuchar las palabras de Jesús: "no es bueno que se vayan: vosotros mismos dadles de comer" (cfr Mt 14,16; Mc 6,37). Se experimenta así al mismo tiempo la debilidad humana y la gracia del Señor. Conscientes de la infaltable fragilidad que nos signa profundamente, descubrimos la necesidad de dar gracias a Dios por lo que Él ha realizado por nosotros y por lo que, en su gracia, realizará.

4. ¿Cómo no recordar, en esta circunstancia, a todos los misioneros y los misioneras, sacerdotes, religiosos, religiosos y laicos, que han hecho de la misión ad gentes y ad vitam la razón de su propio existir? Ellos con su misma existencia proclaman "sin fin las gracias del Señor" (Sal 89). No pocas veces este «sin fin» ha llegado incluso hasta la efusión de la sangre: ¡cuántos han sido los «testigos de la fe» en el pasado siglo! Es también gracias a su generosa donación que el Reino de Dios ha podido extenderse. A ellos va nuestro agradecido pensamiento, acompañado por la oración. Su ejemplo es estímulo y sustento para todos los fieles, quienes pueden tomar valor al verse "rodeados por un número tan grande de testigos" (Heb 12,1), que con su vida y su palabra han hecho y hacen resonar el Evangelio en todos los continentes.

Sí, queridos hermanos y hermanas, no podemos callar aquello que hemos visto y oído (cfr Hch 4,20). Hemos visto la obra del Espíritu y la gloria de Dios manifestarse en la debilidad (cfr 2 Cor 12; 1 Cor 1). También hoy tantos hombres y mujeres, con su dedicación y con su sacrificio, son para nosotros manifestación elocuente del amor de Dios. De ellos hemos recibido la fe y nos vemos impulsados a ser, a nuestra vez, anunciadores y testigos del Misterio.

5. La misión es "anuncio gozoso de un don que es para todo, y que es propuesto a todos con el más grande respeto de la libertad de cada uno: el don de la revelación del Dios-Amor que «tanto amó al mundo que dio a su Hijo unigénito» (Jn 3,16)... La Iglesia, por tanto, no se puede sustraer a la actividad misionera hacia los pueblos. Y sigue siendo una tarea prioritaria de la missio ad gentes el anuncio de que es en Cristo, «Camino, Verdad y Vida» (Jn 14,6), en quien los hombres encuentran la salvación" (Novo Millennio ineunte, 56). Es una invitación para todos, es un llamado urgente al que se le da pronta y generosa respuesta. ¡Es necesario marchar! Es necesario ponerse en camino sin vacilaciones, como María, la Madre de Jesús; como los pastores despertados por el primer anuncio del ángel; como la Magdalena a la vista del Resucitado. "Nuestro paso, al inicio de este siglo nuevo, debe hacerse más expedito en el marchar por las calles del mundo... Cristo resucitado nos vuelve a dar como un cita en el Cenáculo, donde la tarde del «primer día después del sábado» (Jn 20,19), se presentó a ellos para «aletear» sobre ellos el don vivificante del Espíritu e iniciarlos en la gran aventura de la evangelización" (ibid., 58).

6. ¡Queridos hermanos y hermanas! La misión exige oración y compromiso concreto. Tantas son las necesidades que la difusión capilar del Evangelio comporta.

Este año se conmemora el 75° aniversario de la institución de la Jornada Misionera por parte del Papa Pío XI, que acogió el pedido de la Pontificia Obra para la Propagación de la Fe para "establecer «una jornada de oraciones y de propaganda para los misioneros» a celebrarse en un mismo día en todas las diócesis, las parroquias y los institutos del mundo católico... y para solicitar el óbolo para las misiones" (Sagrada Congregación para los Ritos: Institución de la Jornada Misionera Mundial, el 14 de abril de 1926: AAS 19 (1927), p. 23s).

Desde entonces, la Jornada Misionera constituye una ocasión especial para recordar a todo el Pueblo de Dios la permanente validez del mandato misionero, ya que "la misión involucra a todos los cristianos, todas las diócesis y parroquias, las instituciones y asociaciones eclesiales" (Carta encíclica Redemptoris missio, 2). Es al mismo tiempo circunstancia oportuna para reafirmar que "las misiones no piden sólo una ayuda, sino un compartir con el anuncio y la caridad hacia los pobres. Todo aquello que hemos recibido de Dios –la vida y los bienes materiales– no es nuestro" (ibid., n. 81). Esta jornada es importante en la vida de la Iglesia, "también porque enseña cómo donar: en la celebración eucarística, es decir como ofrecimiento a Dios, y para todas las misiones del mundo" (ibid.). Sea, por tanto, este aniversario ocasión propicia para reflexionar sobre la necesidad de un mayor esfuerzo común en la promoción del espíritu misionero y en la búsqueda de las necesarias ayudas materiales que los misioneros necesitan.

7. En la homilía de conclusión del Gran Jubileo, el 6 de enero del 2001, he dicho: "Es necesario recomenzar desde Cristo, con el impulso de Pentecostés, con entusiasmo renovado. Recomenzar desde Él, ante todo, en el compromiso cotidiano por la santidad, poniéndonos en actitud de oración y en escucha de su Palabra. Recomenzar desde Él para testimoniar el amor" (n. 8).
Por tanto:


Recomienza de Cristo, tú que has encontrado misericordia.
Recomienza de Cristo, tú que has perdonado y acogido el perdón.
Recomienza de Cristo, tú que conoces el dolor y el sufrimiento.
Recomienza de Cristo, tú tentado por la tibieza:el año de gracia es tiempo ilimitado.
Recomienza de Cristo, Iglesia del nuevo milenio.

¡Canta y camina! (cfr Ritos de conclusión de la Santa Misa en la Epifanía del Señor 2001).

Que María, Madre de la Iglesia, Estrella de la evangelización, nos afiance en este camino, como permaneció junto a los discípulos en el día de Pentecostés. A Ella nos dirigimos confiados para que, por su intercesión, el Señor nos conceda el don de la perseverancia en la tarea misionera, que concierne a toda la comunidad eclesial.

Con tales sentimientos, os bendigo a todos.

En el Vaticano, 3 de junio del 2001, Solemnidad de Pentecostés.

JUAN PABLO II

 

2 de junio de 2001

Paciencia

Nuestra vida se desenvuelve a un ritmo vertiginoso: demasiada prisa para hacer, para llegar, para resolver asuntos personales y del trabajo, fricciones que surgen cada día con las personas, citas urgentes. Si nuestra época pudiera tener un nombre se llamaría “prisa”. Por eso es necesario hacer un alto en el camino y reflexionar un poco sobre el valor de la paciencia, para no dejarnos abrumar y tampoco seguir esa carrera loca que va a toda marcha. ¿Cómo esperamos que nuestra vida tenga más cordura y sea más amable a los demás si todo lo queremos “ya”?

La paciencia es el valor que hace a las personas tolerar, comprender, padecer y soportar los contratiempos y las adversidades con fortaleza, sin lamentarse; moderando sus palabras y su conducta para actuar de manera acorde a cada situación.

Al encontrarnos con personas que a nuestro juicio siempre son molestas, inoportunas o “lentas”, podemos caer en el error de fingir una actitud paciente, es decir, dar la apariencia de escuchar sin alterarse ni expresar emoción, buscando escapar de la situación lo más rápido posible dando respuestas breves y un tanto cortantes, eso sí, procurando que no se den cuenta para no herir los sentimientos; a esto se le llama indiferencia, insensibilidad ante el estado de ánimo de los demás.

Uno de los grandes obstáculos que impiden el desarrollo de la paciencia, es, curiosamente, la impaciencia de esperar resultados a corto plazo, sin detenerse a considerar las posibilidades reales de éxito, el tiempo y esfuerzo requeridos para alcanzar el fin:

- El hacerse de demasiadas actividades produce ansiedad y prisa, quedando un amargo sabor de boca y mal humor por no terminar todo lo que hemos iniciado. En pocas palabras, debe haber moderación, ser conscientes de nuestros alcances para evitar contraer demasiados compromisos que posiblemente no podamos cumplir.

- Otro ejemplo clásico se da en el ámbito laboral con el personal de reciente contratación, su curriculum y proceso de selección muestran los conocimientos y capacidad necesarios para desempeñar el puesto, sin embargo, cada labor específica requiere de un proceso de adaptación a las políticas, modalidades, normas y estilos del centro de trabajo; no se puede descartar a una persona a las dos semanas de iniciar su desempeño por no lograr una rápida adaptación.

- El ahorrar puede ser un forma de medir nuestra paciencia, no importan las cantidades ni la frecuencia con que se acumulen , la constancia nos llevará a reunir la suma necesaria para adquirir el auto, el juguete o realizar ese viaje que tanto hemos soñado. Si quitamos la vista del objetivo, terminaremos por gastar lo poco que hemos reunido, y nuestra meta será cada vez más lejana e inalcanzable.

- Aunque en tono irónico se dice que son los hijos quienes nos proporcionan una fuente inagotable de paciencia, no deja de ser verdadero en cierta forma. La impaciencia que manifiestan los padres, en gran parte se debe al querer que los hijos razonen y actúen como adultos, “¿es qué no piensas?”, “te dije que lo hicieras así...”, son algunas de las más comunes frases empleadas por los padres en su desesperación. No debemos olvidar que la madurez se da con el tiempo, la experiencia y la formación que reciben los hijos. Claro está que hay chicos que son más traviesos, el reto es tener la habilidad para educarlos pacientemente y de la mejor manera posible.

Existen otros retos no menos importantes para el desarrollo de la paciencia, que se refieren específicamente al hecho de soportar y tolerar las contrariedades inesperadas; por ejemplo:

- Soportar las molestias del clima a través del arduo trayecto a la oficina y la escuela, con cientos de autos circulando a nuestro alrededor. - Ser tolerantes al realizar tareas con otros, ante su falta de destreza, conocimiento o pericia para realizar las cosas. Se da con el trabajador que no ha entendido como presentar un informe, con la empleada del hogar que no sabe como deseamos que limpie la casa, con los hijos que no entienden las matemáticas... La paciencia debe llevarnos a enseñar la manera de hacer las cosas, al ofuscarnos los resultados suelen ser totalmente contrarios a nuestros deseos.

- La predisposición que tenemos al acudir a aquel lugar donde “siempre me hacen perder el tiempo”. ¿Por qué disgustarnos innecesariamente?, lleva una revista o un libro para ocupar tu tiempo mientras haces fila en una ventanilla o en la sala de espera del consultorio.

- Mostrar “buena cara” cada que nuestro jefe o compañero de trabajo, nos pide que le hagamos el mismo favor de siempre. En vez de mostrar impaciencia y hacer las cosas de mala gana, lo más sano es contar con esa actividad como si fuera fija, dentro de nuestro tiempo y quehaceres, sólo así podremos realizarla gustosamente.

Nada ganamos con la desesperación, antes de reaccionar debemos darnos tiempo para escuchar, razonar y en su momento actuar o emitir nuestra opinión.

La paciencia siempre tendrá sus recompensas: mantener y mejorar las relaciones con la pareja y los hijos, los compañeros de trabajo (incluyendo jefes y subordinados); tener amistades duraderas; obtener los resultados deseados en aquella labor a la que hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo

La persona que vive el valor de la paciencia, posee la sensibilidad para afrontar las contrariedades conservando la calma y el equilibrio interior, logrando comprender mejor la naturaleza de las circunstancias generando paz y armonía a su alrededor.

31 de marzo de 2001

RENACIENDO EN CRISTO VIVO!!! DESDE HONDURAS

Autor: Glenda Moyet

Hola Jovenes de Puerto Rico!!! Con gran emocion en mi corazon les escribo esta carta desde tierras lejanas. Mi nombre es Glenda Liz Moyet soy misionera catolica de OMP, soy puertorriqueña de la Diocesis de San Juan, de la parroquia Espiritu Santo de Levittown. Me encuentro en Honduras hace 8 meses trabajando como voluntaria en un hogar de niños de la calle. Y hoy 31 de marzo de 2001, faltando solo una semana para este gran encuentro con Cristo VIvo les deseo expresar unas cortas lineas. Gracias a esta pagina que me la recomendaron puedo hacer llegar mi sentir misionero y como en el 1995 una pascua juvenil en mi parroquia cambio mi vida, y ahorita le dedico mi juventud al Señor,. con solo 23 a?os he tenido el privilegio de llegar a tierras como Sto. Domingo y Honduras, paises donde se vive un sufrimiento de pobreza extrema, pero con un Cristo muy muy vivo en sus corazones. Jovenes desen la oportunidad de Renacer en Cristo Vivo, no tenga miedo, de los cobardes nunca se ha escrito nada. La juventud de Puerto Rico es muy activa y muy muy entregada a Dios luchen por esa santidad dentro de esta etapa tan linda que es ser joven. Muchas bendiciones para cada uno de ustedes en PR jovenes, y gracias por hacer esta pagina pq asi puedo saber que pasa en mi iglesia aunque este lejos pero en mis oraciones siempre a mi lado. Dios los bendiga y la Virgencita los proteja.... Glenda Liz gmoyet@yahoo.com

12 de marzo de 2001

¿A quién obliga la castidad?
 
Autor: Jesús Jiménez Rojas

Todos estamos llamados a la castidad. No es una virtud que sea exclusiva de los solteros, sacerdotes o religiosos.

Los solteros están llamados a la castidad en continencia por amor a Dios y a su futuro esposo(a).

Los casados también están llamados a la castidad conyugal pero no a la continencia. La castidad conyugal se manifiesta con una vida sexual basada en el amor y regida por la inteligencia, en la que se respeta a la otra persona como imagen de Dios. La castidad también se expresará en la fidelidad incondicional, así como en la apertura total a la concepción de una nueva vida en las relaciones sexuales.

Los sacerdotes y religiosos están llamados a la castidad en la continencia por amor a Dios, para darle exclusividad en su entrega.

La castidad no es sólo "no tener relaciones sexuales". También implica la pureza de la mente y del corazón: mantenerlos libres de imágenes, conversaciones, pensamientos o acciones solitarias que dañan nuestra alma. Muchas veces se puede pecar más desde dentro (con los pensamientos impuros) que desde afuera.

Los medios de comunicación: películas, videos, canciones, revistas, nos bombardean diariamente con mensajes contrarios a la castidad y sin embargo, curiosamente, la pureza se está poniendo de moda.

Semana Anual de Castidad
Este año, en Estados Unidos, más de cien grupos la celebraron por tercera vez. La idea del evento es llamar la atención sobre el valor de la castidad y ofrecer una alternativa al libertinaje sexual que afecta a la sociedad de hoy, motivar a los jóvenes a esperar hasta el matrimonio para comenzar su actividad sexual. Además, promueve entre las parejas casadas, el compromiso de ser fieles a su esposo o esposa.

Según los organizadores, el mensaje está llegando a los jóvenes, los que a su vez están motivando a los adultos. Una joven de 17 años, declaró que en medio de la cultura moderna es difícil permanecer virgen (o casto, en el caso de los varones), pero el esfuerzo vale la pena. Se lamentaba porque rara vez se habla de la castidad en las clases de educación sexual en las escuelas. Sin embargo, ella afirmó que entre los jóvenes de su país hay un regreso a los valores tradicionales.

El movimiento en favor del valor de permanecer castos hasta el matrimonio, ha ido más allá de las fronteras de Estados Unidos. Hace poco, centenares de jóvenes de todo el mundo se reunieron en Seúl, capital de Corea del Sur, para promover la idea de practicar la castidad antes de casarse.

Segunda castidad
Existe otro movimiento para aquellos jóvenes que ya han tenido relaciones íntimas fuera del matrimonio, y que al darse cuenta de las consecuencias que provoca en su cuerpo, en su mente y en su alma, han decidido con toda su inteligencia y voluntad, optar por una "segunda castidad". Los jóvenes hacen una promesa solemne, un juramento delante de Dios, para mantenerse castos a partir de ese momento hasta el matrimonio.


Ventajas humanas de la castidad
Quienes optan por mantenerse puros hasta el matrimonio -tanto hombres como mujeres- están forjando una voluntad a prueba de fuego y una firmeza de convicciones, lo que les hace ser "muy buenos partidos" para el matrimonio. Seguramente, son personas que saben elegir lo que quieren y cuándo. Son verdaderos dueños de la situación y no víctimas de sus pasiones.

"Lo que tú eres –le decía una chica virgen, a otra que le insistía en que debía tener relaciones con su novio- yo mañana lo puedo ser. Pero lo que yo soy, tú ya no lo podrás ser nunca".

La castidad evita problemas y enfermedades
Por los mensajes que recibimos de los medios, podríamos pensar en que una relación fuera del matrimonio no tiene consecuencias. Pero sí las tiene: ideales truncados, con consecuencias psicológicas; embarazos no deseados con la tentación de recurrir al aborto; contagio de enfermedades de transmisión sexual.

La castidad no sólo se promueve ahora por una razón moral. Hoy es cosa de vida o muerte.

Algunas organizaciones privadas y los gobiernos de diversos países , promueven el uso del condón, presentándolo como un medio para luchar contra el SIDA. Sin embargo, varios estudios científicos han demostrado ya, que los preservativos no pueden ser considerados como un medio infalible para evitar el contagio.

Investigadores del "University College" de Londres, llegaron a la conclusión que la distribución masiva de preservativos y otros medios anticonceptivos, aumenta el peligro de contraer enfermedades sexuales, porque fomentan un comportamiento sexual arriesgado y no se ha demostrado que su promoción haya tenido un efecto positivo sobre el número de contagios del SIDA.

En Kenia, por ejemplo, la demanda de preservativos ha aumentado en un 250% durante los últimos tres años, debido a la promoción gubernamental de su uso para luchar contra el SIDA. En una población de 30 millones de personas, se calcula que unos 2 millones están infectados por el virus VIH, cifra que aumenta día a día. Actualmente, unas 500 personas mueren de SIDA cada mes.

El Consejo de Consumidores de Hong Kong, compró unos 27.000 preservativos de 66 marcas diversas para su examen y descubrió que más de la tercera parte de los preservativos adquiridos en el territorio son inseguros.

¿Quieres conocer la doctrina de la Iglesia acerca de la castidad?
consulta en el Catecismo de la Iglesia Católica, nos. 2337 a 2359
 

3 de marzo de 2001

Curiosidades en Cuaresma

por: Lydia Silva

 

Cuaresma, cuarenta días de preparación, de silencio interior, de camino. El tiempo cuaresmal nos dice el Vaticano II prepara a los fieles para que celebren el misterio pascual. En las próximas semanas resonarán en muchas comunidades palabras como: miércoles de ceniza, conversión, penitencia, lavatorio de los pies, domingo de ramos o Viernes Santo, y muchos conceptos religiosos más relacionados con la Cuaresma y los días santos. Las páginas  que se reseñan a continuación explican estos conceptos y contienen textos y referencias para vivir a fondo individual y comunitariamente este período litúrgico que nos ayuda a recordar con profunda alegría que somos  limitados, contingentes, y que es Dios quien nos da el regalo del ser. Recordar que somos capaces de hacer el mal y de hecho lo hacemos, pedir perdón, tener presente que "sólo Dios es Dios", nos hace más humildes, más verdaderos, y nos prepara para acoger el inmenso don de la Pascua. El miércoles de ceniza, como se indica en http://www.es.catholic.net (apartado de Liturgia), marca el inicio de la Cuaresma como tiempo de oración, penitencia y ayuno, y se celebra el próximo miércoles. La  imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es  pasajera; la vida definitiva que Cristo nos regala, y empieza ya aquí es u don y será plena junto a Dios Padre, después de la muerte. Allí encontramos  información sobre la Semana Santa, el sentido del año litúrgico, etc. Varios artículos tratan acerca del significado más profundo de estas fechas, las  características desde el ámbito litúrgico y el sentido y dan elementos para  la reflexión. En Ágora Marianista http://www.intercole.net/mdeu/descarga/imagenes.htm> encontramos una buena colección de imágenes para preparar las hojas parroquiales, oraciones, reflexiones de este tiempo.  En http://www.encuentra.com/iglesia/cuaresma2001.htm> se transcribe íntegramente el mensaje del Santo Padre para la Cuaresma 2001. Su lectura nos puede ayudar a preparar este período de conversión: "... la Cuaresma  representa para los creyentes la ocasión propicia para una profunda revisión de vida... el perdón y la reconciliación son imprescindibles para llevar a cabo una real renovación personal y social... los cristianos no pueden permanecer indiferentes...".  Bajo el lema "Vivamos la Cuaresma y la Pascua", el grupo de El Tambo centro universitario católico animado por la Congregación de los misioneros  claretianos en Argentina y que quiere ser un ámbito abierto en especial para  los jóvenes (http://members.nbci.com/centrotambo/cmf/camino.htm>) explica detalladamente el significado de símbolos como la ceniza, el desierto, los  40 días o el ayuno y nos invita a vivir las celebraciones con una actitud de recogimiento. Acerca del sentido del ayuno, se encuentran algunas páginas como http://www.christusrex.org/ww1/camino/cuaresma.html>, en la que el ayuno se  presenta como una práctica muy importante en la historia de las religiones y cuya práctica ha seguido un sentido ascético. Entre los cristianos actúa  también como forma de compartir lo que se tiene y como signo de apertura a  Dios.  Una vez más la página de Church Forum(http://www.churchforum.org/info/Cuarema/Semana_Santa.htm) ofrece una serie  de reflexiones para iniciar la Cuaresma y vivir profundamente la Semana  Santa. La información referente a este período litúrgico se presenta  desglosada: las cinco semanas de cuaresma, el domingo de ramos, etc., y un  recuadro con cada uno de los días santos, su correspondiente reflexión y un propósito para cada día.   Insistiendo de nuevo en la Cuaresma como un tiempo de preparación intensiva para la Pascua encontramos la página <http://rosario.org.mx/biblico/cuaresma.htm>. En<http://www.educar.org/religion/cuaresma.htm> también se desarrolla este tema, recordando que el término Cuaresma viene del latín "cuadragésimo", período de 40 días, precisamente el 40 es el número bíblico que alude a los días que  pasó Moisés en el Monte Sinaí y Jesús en el desierto. Comenzó a celebrarse en el siglo IV.  En otras épocas la Cuaresma tenía gran influencia en los hábitos alimenticios del mundo hispano, principalmente, y por eso, dentro del extenso listado de páginas que facilitan buscadores como <http://www.google.com>, encontramos algunas dedicadas al ámbito culinario. Allí se ofrecen recetas típicas para estos días; por ejemplo, acerca de la  preparación del bacalao, el alimento preferido por los antiguos fieles y  también por muchos contemporáneos como ayuda en la abstinencia de la carne. La mayoría de estas páginas explican la receta y su razón de ser (<http://www.bongust.com/noticias/8/firmas/caiusapicius/323/>, con una  suculenta crónica gastronómica, y <http://www.bacalao-dorado.com/cuaresma.htm>).

15 de febrero de 2001

El Papa vuelve a «provocar» a los jóvenes con un mensaje contra corriente
Carta con motivo de las Jornadas de la Juventud del año 2001

CIUDAD DEL VATICANO, 15 febrero 2001.- Juan Pablo II ha vuelto a coger papel y pluma para enviar una carta a todos los chicos y chicas del mundo con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud, que en el año 2001 se celebrarán a nivel diocesano el 8 de abril próximo, domingo de Ramos. tras 22 años de encuentros del Papa Wojtyla con jóvenes de todos los continentes. Y como siempre, cuando les dirige unas palabras, va a lo esencial del cristianismo: la figura de Jesús, «un Mesías que rompe todos los esquemas y que está más allá de todo clamor, que no se puede "comprender" con la lógica del éxito y del poder, utilizada con frecuencia por el mundo como criterio para verificar los propios proyectos y acciones», dice en su mensaje publicado hoy por la sala de prensa de la Santa Sede. mensaje provocador la potencia --explica el Papa--. De hecho, no liberó a Israel del dominio romano y no le aseguró la gloria política. Como auténtico Siervo del Señor, realizó su Misión en la solidaridad, en el servicio, en la humillación de la muerte». de los mensajes que los jóvenes escuchan hoy en los medios de comunicación. De hecho, el tema que ha escogido para la Jornada Mundial de la Juventud de este año, tomado del Evangelio de Lucas (9, 23), es toda una provocación: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame». sin embargo, esta provocación es el único elemento capaz de explicar el hecho de que en el mes de agosto pasado, un anciano de ochenta años reuniera en medio de un calor insoportable y en condiciones necesariamente precarias a mas de dos millones de jóvenes de todo el mundo en Roma. de la Juventud si no un intenso momento de contemplación del misterio del Verbo hecho carne por nuestra salvación?» «los auténticos frutos del Jubileo de los Jóvenes no se pueden calcular con estadísticas, sino sólo con obras de amor y de justicia, en fidelidad cotidiana, preciosa a pesar de que muchas veces no se ve. A vosotros, queridos jóvenes, especialmente a los que tomaron parte directamente en aquel inolvidable encuentro, les he confiado la tarea de ofrecer al mundo este testimonio evangélico coherente». en la historia de la humanidad han sido convocadas por Juan Pablo II y en los dos casos se trataba de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Un dato que revela la relación del obispo de Roma con la juventud. La primera fue en Manila (1995), con unos seis millones de personas, y la segunda en Roma, el verano pasado. a los chicos y chicas: «quiero dar ahora, desde los más profundo del corazón, gracias a Dios por el don de la juventud que, a través de vosotros, permanece en la Iglesia y en el mundo» gracias con conmoción porque me ha permitido acompañar a los jóvenes del mundo durante las dos últimas décadas del siglo que acaba de concluir, indicándoles el camino que conduce a Cristo». los jóvenes han acompañado y casi apoyado al Papa durante su peregrinación apostólica a través de los países de la tierra». años alternos a nivel diocesano y a nivel mundial. Dado que en el 2000 se celebró el encuentro de los jóvenes del mundo con el Papa, en este año la cita tendrá un carácter local y será presidida por cada obispo en su diócesis. Luego, en julio del 2002, el obispo de Roma volverá reunir a chicos y chicas de todo el mundo en Toronto (Canadá) www.wyd2002.org .

home